El Hijo del Viento


Por JtvLion:


Carl Lewis
Frederic Carlton Lewis nació el 1 de Julio de 1961 en Birmingham, estado de Alabama en los Estados Unidos de America. Esta considerado como uno de los grandes atletas de la historia del olimpismo y una leyenda entre todos los atletas del mundo. Gano 10 medallas de oro y una de plata en las pruebas de atletismo en Olimpiadas (100m, 200m, relevo 4x100m y salto de longitud) y otras 8 medallas doradas y una de bronce en los Campeonatos Mundiales de Atletismo en los cuales participó. Rompió el record mundial de los 100m lisos en un par de ocasiones (9.91s y 9.84s) más el record mundial de los relevos 4x100m de 38.40s establecido por la posta norteamericana en los JJ OO de Los Ángeles de 1984 que constituyó también record olímpico en el momento en que fue impuesto.

Con solo 19 años fue seleccionado en 1980 para el equipo nacional de Estados Unidos de atletismo que participaría en los Juegos Olímpicos de Moscu. Sin embargo, a solo seis meses de la inauguración, EE UU se abstuvo de participar alegando que la presencia de los soviéticos en Afganistán era una invasión y violaba abiertamente el derecho internacional. A este boicot lamentable se unieron entonces, varios de los aliados de Estados Unidos, aunque algunos países les dieron a sus atletas la libertad de elección, los cuales participaron bajo la bandera olímpica.  En los años siguientes, Lewis realizo las mejores marcas de la temporada en las pruebas de velocidad (100m y 200m) y salto de longitud donde comenzó a asombrar al mundo al conseguir marcas de relieve con cierta facilidad. Emergió con una verdadera estrella mundial. Se confirmo como tal en los Campeonatos del Mundo de Atletismo de Helsinki, Finlandia en 1983, donde obtuvo su primer gran éxito internacional, consiguiendo la victoria en los 100m lisos, salto de longitud y relevos 4x100m lisos.

Pero, la leyenda de Carl Lewis comenzaría en realidad en 1984, donde escribió una de las páginas más brillantes del olimpismo al conseguir cuatro medallas de oro en las pruebas de velocidad (100 metros, 200 metros y 4 x 100 metros) y también en salto de longitud. Esta extraordinaria actuación le valió para igualar la hazaña de Jesse Owens, aquel atleta negro norteamericano que con sus triunfos ridiculizó la teoría de la supremacía, defendida por Adolf Hitler, de la raza aria sobre las demás, en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

Lewis, que ya había conseguido los cuatro títulos en los Campeonatos Mundiales de 1983, actuó con una tremenda superioridad en la pista. Durante esos juegos corrió 13 carreras, entre eliminatorias y finales, y no perdió ni una sola. Sólo un fenómeno de la naturaleza, un hombre tremendamente fuerte, rápido, ágil y elástico, un deportista psicológicamente inquebrantable, obsesivo por la perfección y deportivamente serio, era capaz de conseguir una supremacía como esta.

En los dos siguientes juegos en los que participo (Seúl 1988 y Barcelona 1992) consiguió ampliar su medallero. En los JJOO de Corea, además de convertirse en el primer atleta en la historia en ganar la competencia de salto largo en dos juegos olímpicos consecutivos, protagonizo una polémica victoria en los 100m lisos, prueba en la que obtuvo la medalla de oro a pesar de haber cruzado la línea de meta en segundo lugar, superado por el atleta canadiense Ben Johnson, que tres días mas tarde fue descalificado como consecuencia de los resultados arrojados positivos por la prueba anti-doping que se le realizó, las cuales revelaron que había consumido esteroides para mejorar el rendimiento.
En 1991, estableció el record mundial de los 100 metros planos, con una marca de 9.86 segundos. En los JJ OO de Barcelona 1992,  ya con 31 años, si bien no era el mismo de antes, su terrible garra y dedicación lo volvió a ubicar en boca de todos.  No logró clasificarse para las finales de los 100 metros llanos, pero si logro colgarse las medallas de oro correspondientes al salto en largo y la posta 4×100 metros, con récord mundial incluido. La leyenda seguía intacta.

Los Juegos Olímpicos de Atlanta celebrados en el año de 1986 marcaron la despedida del Hijo del Viento en eventos de Olimpiadas. Ya con 35 años, no pudo lograr la clasificación por tiempos en las pruebas de velocidad celebradas en los Campeonatos Nacionales de Atletismo de EE UU  y no pudo formar parte del equipo estadounidense en las pruebas de velocidad, en una decisión controversial. A pesar de ello nadie pudo destronarle en aquella última cita a la que acudió como tercer saltador de su país y donde necesitó agotar los tres saltos clasificatorios para acceder a las finales. El desenlace fue su mejor marca personal en salto largo, donde alcanzo un 8.87m para alzarse con su última medalla de oro olímpica, su cuarta consecutiva (hazaña que iguala la de Al Oerter) en salto de longitud e para instalarse definitivamente entre los atletas que mas oros olímpicos han conseguido, junto a Paavo Nurmi, Mark Spitz y Larisa Latynina. (Mas adelante, en Beijín 2008, Michael Phelps, con 14 medallas de oro, se uniría también a esta lista)  

Entre los distintos galardones que se le han concedido cabe destacar el nombramiento como "Atleta del año" por parte de la IAAF en dos ocasiones (1988 y 1991), Premio Jesse Owens (1982 y 1991) y el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en el año 1996. La Federación Internacional de Atletismo, lo declaro en el año 2009, como el mejor atleta masculino del siglo XX.

El 16 de Octubre de 2009, Carl Lewis fue nombrado embajador de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidad para la Agricultura y la Alimentación (FAO)

Entradas populares