Las divas italianas


Por JtvLion:

En plena efervescencia del cine de Hollywood, cuando el mito de sus legendarias películas afianzaban el prestigio y la fama de la poderosa industria en lo mas alto del firmamento mundial, surge en Italia, un movimiento cinematográfico, posterior a la Segunda Guerra Mundial que se le dio a llamar Neorrealismo, entre cuyos principales exponentes, habría que mencionar a Vittorio de Sica, Roberto Rossellini, Luchino Visconti y Michelangelo Antonioni.

De izquierda a derecha: Gina Lollobrigida, Sofia Loren, Claudia Cardinale y Silvana Mangano


Mientras el star system norteamericano utilizado por los estudios cinematográficos, creaba una mezcla de actor y personaje que, bajo contracto de exclusividad, garantizaba el éxito de sus películas en una época realmente dorada del cine de Hollywood, pero de una increíble competencia donde muy pocas actrices alcanzaban el nivel icónico que exigía el quehacer del celuloide, una ola una tanto desapercibida pero aplastante, traía consigo una composición poco común de frescura, talento probado, y singular hermosura, proveniente de la península italiana, en la presencia de sus actrices que sentaron pauta en su país y llegaron a la meca del cine a imponer cátedra con su descomunal belleza, curvas despampanantes que rompían pantallas y una calidad histriónica considerable en sus interpretaciones. A estas divas italianas entre las que se destacan Sofía Loren, Gina Lollobrigida, Claudia Cardinale y Anna Magnani, musas indiscutibles del nuevo cine italiano, se le fueron sumando otras de indiscutible calidad y belleza, como Monica  Vitti y Silvana Mangano que tal vez no alcanzaron la fama y la notoriedad de las otras pero que igualmente, nada tenían que envidiarles a las ya consolidadas y casi mitológicas actrices hollywoodenses.


De izquierda a derecha: Virna Lisi, Rosanna Schiaffino y Alida Valli

Sofia Loren.

Considerada uno de los mitos vivientes del séptimo arte, Sofía Loren es una de las actrices mas destacadas de la segunda mitad del siglo XX. En 1999, el American Film Institute (AFI) la nombró una de las intérpretes más importantes de todos los tiempos y una de las últimas leyendas supervivientes del cine clásico de Hollywood. Carlo Ponti, quien después fue su marido hasta la muerte de este y con el que tuvo dos hijos, la descubrió en 1950. Sin embargo, no fue hasta 1954, año en que conoció a Vittorio de Sica y Marcello Mastroianni, que comenzó a despegar su carrera como actriz.

Admirada durante décadas tanto por su imagen de exuberante belleza, como por su aguda inteligencia, Sofía Loren se fue ganando el respeto de la audiencia por su participación en dramas y comedias, especialmente en proyectos en su lengua natal italiana, donde se sentía más libre para expresarse y donde su aporte es mas valioso. Películas como Matrimonio a la italiana y Un día especial -ambas junto a Mastroianni- ayudaron a afianzar su prestigio. Verdadero mito de la belleza transalpina, sabe destacar sus ojos rasgados con una línea de eyeliner y luce siempre una melena voluminosa muy de los años sesenta. Ha ganado un premio Oscar a la Mejor Actriz, por su actuación en Dos Mujeres –pelicula de 1961, dirigida por Vittorio de Sica y donde actúo junto a Jean-Paul Belmondo y Raf Vallone- y le fue otorgado en 1992 un Oscar honorífico por su trayectoria cinematográfica. Ha obtenido además, diferentes y muy prestigiosos premios en los Festivales de Cannes y San Sebastian. Tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Gina Lollobrigida.


La eterna rival de la Loren, alcanzó tal fama que era llamada en Italia La Lollo. Según sus propias declaraciones, se hizo actriz por una serie de casualidades; su vocación inicial se inclinaba más hacia la escultura y la fotografía, aunque en su adolescencia trabajo como modelo y participo con éxito en diversos concursos de belleza.  Poseedora de una belleza salvaje sin igual, curvas generosas y beneficiaria de todas las cualidades y atributos de las sex bombs, Gina Lollobrigida comenzó a aparecer en filmes italianos –Pan, amor y fantasía, La romana- que llamaron poderosamente  la atención de los productores de Hollywood, lo cual provocó que hiciera su primer film estadounidense: La burla del Diablo. Hizo una aparición notable en el film Trapecio con Burt Lancaster y Tony Curtis en 1956, y protagonizó El jorobado de Notre Dame el mismo año. En dicha película encarnó a Esmeralda, mientras que el papel de Quasimodo lo hizo Anthony Quinn.
En 1958 rodó en España la superproducción Salomón y la reina de Saba, un proyecto que se vio afectado por el repentino fallecimiento del protagonista masculino, Tyrone Power. A medida que su fama iba creciendo, Lollobrigida ganaba más adeptos que la consideraban “la mujer más bella del mundo”.

Aunque tuvo un gran éxito en Hollywood, Gina nunca fue nominada a los Oscars, pero asistió a la 33ª Ceremonia de los Oscars en 1961, para entregar el galardón a la mejor dirección al famoso director Billy Wilder por su película The Apartament.

Anna Magnani                             Monica Vitti
Anna Magnani

En Roma, ciudad abierta, de Rossellini un clásico símbolo del neorrealismo italiano, La escena de la muerte de Pina, el personaje interpretado por Anna Magnani, ha quedado como uno de los momentos más dramáticos y estremecedores de la historia del cine. A partir de ese momento, Magnani fue considerada una estrella dentro de Italia, y poco a poco, fue ganando esa categoría en el resto del mundo, aunque carecía del glamour y la belleza que se asocia normalmente a sus paisanas.

Laura Antonelli
Dueña indiscutible de un talento sobrenatural y de un protagonismo inusual tanto en el cine como en el teatro, La Magnani, que triunfo en el ámbito artístico, adjudicándose 4 nominaciones a los Oscar y un premio de la Academia a la Mejor Actriz, un Globo de Oro y un BAFTA, ambos en la categoría de Mejor Actriz Dramática  por su actuación en el filme La rosa tatuada, junto a Burt Lancaster, no fue tan dichosa en su vida personal. De un carácter temperamental, supersticiosa, volcánica e hipocondríaca, comenzó en 1944, un tórrido romance con Roberto Rossellini, que termino una vez que este la abandono por Ingrid Bergman, en uno de los mas famosos escándalos de la época.

Es una de los cuatro italianos merecedores de una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, junto a Sofía Loren, la soprano Renata Tebaldi y el director de orquesta Arturo Toscanini.

Anna Magnani falleció en Roma en 1973 a los 65 años de edad, a causa de un cáncer de páncreas. A su lado se hallaban su hijo "Luca" y Roberto Rossellini. Convertida en un verdadero símbolo nacional, su entierro provocó una concentración popular en Roma sólo superada por los honores reservados a los Papas. Sus restos reposan en el mausoleo familiar de Roberto Rossellini, su director favorito y el amor de su vida.

Claudia Cardinale.

Su carrera inicial rápidamente la llevó al estrellato al explotar su privilegiada belleza latina en papeles de mujer sensual y de carácter, por los que se haría famosa y reconocida al nivel de Sofía Loren, Gina Lollobrigida y Virna Lisi. En El Gatopardo obra maestra de Luchino Visconti, Claudia Cardinale comparte protagónicos con Burt Lancaster y Alain Delon, con quien también aparece en otra de las grandes obras de Visconti: Rocco y sus hermanos. Su belleza angelical ilumina ambas películas. Su famoso “smokey eye” ha dejado una huella imborrable. Definitivamente cautivadora.


Aunque nunca hizo un intento real de entrar en el mercado estadounidense ya que no estaba interesada en dejar Europa por un periodo extenso de tiempo y su escaso dominio del idioma inglés le era un obstáculo, Claudia Cardinale rodó varias películas de Hollywood como la popular The Pink Panther con David Niven y El fabuloso mundo del circo, con John Wayne y Rita Hayworth. También participó en el exitoso western spaghetti de Sergio Leone Érase una vez en el oeste, entre otras, donde trabajó con Henry Fonda, Charles Bronson y Jason Robards.  Sin embargo, ha aparecido en más películas europeas de reconocida calidad que la mayoría de sus contemporáneas, más volcadas al cine comercial. Su actuación en la película Sandra, también de Visconti, está considerada como agudamente hipnotizante, haciendo el papel de una superviviente del Holocausto con una relación incestuosa con su hermano.

Stefania Sandrelli                     Ornella Mutti

Otras actrices como Virna Lisi, -a la que se le trato de imponer la imagen de una nueva Marilyn Monroe, después del fallecimiento de la platinada actriz-; Silvana Mangano, Rosanna Schiaffino, Alida Valli y las otras que les siguieron posteriormente, como Stefania Sandrelli, Monica Vitti, Ornella Mutti y Laura Antonelli y mas recientemente, Monica Belluci, han continnuado estampando la imagen de la belleza cautivadora y voluptuosa de la actriz italiana en la gran pantalla. Bellezas aún muy presentes que se ha convertido en fuente de inspiración para las actrices actuales cuando se trata de pisar la alfombra roja.

Monica Belluci

Entradas populares