Miguel Cabrera: En busca de la gloria


Por JtvLion:

Miguel Cabrera
Miguel Cabrera esta ahora lo suficientemente cerca como para probar, sentir y pensar en lo que podría significar ganar la Triple Corona de Bateo en la Liga Americana de la temporada regular 2012 de la MLB. Y esta sucediendo en un momento en que los Detroit’s Tigers necesitan desesperadamente de su aporte –y de cada victoria- para mantener vivas sus esperanzas de irse a los play off.

A fin de cuentas, seria una muy buena manera de terminar una temporada de béisbol. Y aquí están “Miggy” y la Triple Corona, y lo que realmente significa.

Recuerdo cuando Miguel Cabrera debuto en el trascurso de los juegos interdigas aquel 20 de Julio de 2003. Con solo 20 años le despacho un homerun en el final del 11no. capitulo al picher Al Levine que dejo tendidos en el terreno al equipo de los Tampa Bay Devil Rays. Aunque se había ido de 4-0 en ese encuentro, su batazo de cuatro esquinas lo convirtió en el 6to. jugador más joven que en su primer juego de Grandes Ligas conecta un cuadrangular.

A partir de entonces, el venezolano ha estado escribiendo la historia que ya es conocida por todos. Siempre estuve en desacuerdo –y lo lamente enormemente- que los Marlins de la Florida hubieran canjeado a “Miggy” – que ese año 2007 tuvo una magnifica temporada -.320 AVE, 34 HR, 119 RBI, 430 OBP y 965 OPS- en un paquete que entonces incluía a Dontrelle Willis –que ese mismo año había quedado en segundo puesto en la votación por el premio Cy Young- y que trajo a la franquicia del sur de la Florida a Cameron Maybin y Andrew Miller, ninguno de los cuales dio la talla y ya ni siquiera están con el equipo.

Pero, volvamos a nuestro tema.

Cuarenta y cinco años han pasado desde que Carl Yastrzemski de Los Medias Rojas de Boston lideró la Liga Americana en promedio de bateo, jonrones y carreras impulsadas; esto es: La Triple Corona de Bateo que  ganó en 1967. Durante dos generaciones enteras de fanáticos, béisbol y temporadas de Grandes Ligas, la Triple Corona ha sido una reliquia histórica. No es algo que se logre fácilmente ni mucho menos una meta plausible para un jugador de béisbol de hoy en día. Ves años de béisbol tras año, década tras década, y piensas: Nadie va a ganar la Triple Corona de nuevo.

Y luego ves a Miguel Cabrera, con sus manos rápidas, piernas, tronco, ojo bateador y crudo poder. Y observas como conecta batazos hacia todos los ángulos del terreno de juego y también como batea jonrones sin querer batearlos. Y entonces piensas: Ese hombre SI tiene el talento para ganar la Triple Corona.

Y aquí está, con una semana que resta en la temporada regular de 2012, y esta liderando la Liga Americana en promedio de bateo (.329) y carreras impulsadas (133) y esta a un jonron (42) de Josh Hamilton (43) de Texas. Realmente, si, pareciera posible.

Por supuesto, la Triple Corona tiene un significado. Sugerir lo contrario seria tonto y el hecho de que es algo que solo se ha hecho 15 veces en 135 temporadas es un testimonio de lo difícil que es conseguirla.

Ted Williams y Carl Yastrzemski  
Si Miguel Cabrera finalmente lo logra se uniría a una súper selectiva lista de solo 13 jugadores que incluye al propio Carl Yastrzemski, Mickey Mantle, Lou Gehrig y Ty Cobb. Ted Williams y Rogers Hornsby son los únicos jugadores que lo han hecho dos veces. De manera que no importa cuan sofisticados sean los parámetros a seguir o cuantos juegos decidió o no. Si esta en una lista junto a estos hombres, definitivamente es que ha hecho algo especial.

Por supuesto, para llegar a este punto ha tenido sus aciertos y también sus desaciertos. Como aquella vez que lo llamaron “borracho”, por una discusión que tuvo con su esposa en el otoño del 2009, en la última semana de una carrera apretadísima de los Tigres por ganar su división y la gente lo llamó egoísta. O cuando, en su primera temporada como un tigre, -la peor de todas- después de haber firmado un contrato enorme en el 2008, se esperaba que liderara al equipo y lo condujera a la post-temporada.

Miguel Cabrera y Mike Trout
Y claro esta, como para echarle mas leña al fuego, ha habido un acalorado debate últimamente sobre premio de la Liga Americana al Jugador Más Valioso acerca de si debe ir a Cabrera o al novato de los LA Angels Mike Trout. Desde luego que es un debate clásico en muchos sentidos. Trout es un jugador de 5 herramientas, mientras que Cabrera es un toletero tradicional. El novato es el favorito de los fanáticos en las estadísticas y también lo es de muchos expertos, mientras que el nativo de Maracay está persiguiendo la Triple Corona, tal vez la más grande de todas las joyas estadísticas de la vieja escuela. Trout es la nueva historia y Cabrera es la estrella establecida.

De manera que uno de ellos recibirá el premio, pero el debate continuará durante años. Esa es una de las partes más divertidas de ser un fanático del deporte. Podemos discutir sobre estas cosas para siempre.

Pero, ¿realmente importa que Miguel Cabrera, 7 veces “Todos Estrellas” gane o no el MVP 2012 de la Liga Americana? Su temporada no ha sido acerca de esa percepción. Ni siquiera es acerca de sus números, si tenemos en cuenta que poner grandes números de manera similar en 2010 (.328/.420/.622, 38 jonrones, 126 carreras impulsadas) y 2011 (.344/.448/.586, 30 HR, 105 carreras impulsadas) dice bastante de su consistencia y competitividad. No. Más bien se trata de la conjugación de su indiscutible talento, la unidad, la actitud y el enfoque.

Se ofreció como voluntario para ir a la tercera base cuando el equipo firmó Prince Fielder, lo que demuestra la calidad de jugador de equipo que realmente es, y se ha desempeñado en la tercera base con mucha competencia y dignidad, probándole a sus críticos que estaban equivocados.
  
El venezolano Miguel Cabrera vistiendo el
uniforme de los Tigres de Detroit
Desde el 26 de agosto, con una lucha a brazo partido para meter a su equipo en los playoffs, la carrera por el MVP y el sueño de la Triple Corona en la mira, Cabrera ha puesto todos las veces números excelentes: .350 promedio de bateo, 27 carreras impulsadas, 410 en porcentaje de embasamiento (OBP), .718 porcentaje de slugging. En ese periodo, tiene 10 jonrones y 8 dobles en  30 juegos.


Si gana o no el premio MVP dependerá de la profundidad de los votantes en la búsqueda de los datos disponibles y la forma en que son evaluados. En cualquier caso, él tiene la oportunidad de ser recordado, ante todo, como un ganador de la Triple Corona. Puede que si; puede que no. Después de todo, sigue siendo una estrella en busca de la gloria.

Entradas populares