Montreal'76: La perfeccion de Nadia Comaneci


Por JtvLion:


 “…Todo el mundo se sorprendió de ver la capacidad de una chica de 14 años de hacer lo que hizo, pero la verdad es que ni siquiera ella misma sabia lo extraordinaria que había sido en aquel entonces…”                               
Olga Korbut, Campeona Olímpica de Munich’72.


El reloj de la Omega mostro un "1.00"
en lugar de 10.00 que habia logrado
Nadia Comaneci,
el 18 de Julio de 1976,
en los JJOOde Montreal.
Cuando el Comité Olímpico internacional, contactó a Omega S.A.  la compañía responsable del cronometraje y tanteo de los Juegos Olímpicos, unos meses antes de celebrarse los Juegos de Verano de Montreal’76, indagando sobre los marcadores que ellos construían para los eventos de la gimnasia, llevaron la sugerencia de si podrían ser sustituidos los bordes tradicionales del pizarrón que solo contenían 3 dígitos, para albergar, digamos, puntuaciones de 9.50 ó 9.85, por uno de 4 dígitos para puntuaciones de 10.00. La respuesta de la compañía de cronometraje suiza fue que una puntuación de 10.00 no era posible en gimnasia y que por lo tanto no seria necesario un marcador con 4 dígitos. “Entonces, los hicimos de 3 dígitos”, recuerda Daniel Baumat, que en aquel entonces era presidente del grupo de tiempos y marcas de la compañía Omega S.A.


El día 18 de Julio de 1976, en la prueba de barras asimétricas correspondiente a los eventos de gimnasia de los JJOO de Montreal’76, una chica de solo 14 años de edad, 5’5” de estatura y 88 libras de peso, llamada Nadia Comaneci, hizo su primera aparición. La rutina de los ejercicios obligatorios ejecutados por ella en el aparato fue de tal magnitud e impecable perfección que los jueces estuvieron de acuerdo de forma unánime. La pequeña rumana se volvió hacia el marcador, y cuando apareció su puntuación el público pudo apreciar una ligera sonrisa en su cara.  Se había convertido en la primera mujer gimnasta olímpica en alcanzar una clasificación perfecta de 10.00. Sin embargo, el marcador electrónico de la Omega no estaba diseñado para reflejar una puntuación de 4 dígitos y por eso –después de consultársele al propio Daniel Baumat, quien se encontraba presente en la prueba- mostró un icónico “1.00”.



Otros 6 “dieces”, le serian otorgados a la rumanita, en el Forum de Montreal, para un total de 7 clasificaciones perfectas de 10.00, lo cual le valdría para alcanzar 3 medallas de oro en el All-around, barras asimétricas, barra de equilibrio; una de plata (por equipos) y una de bronce (ejercicios en el suelo) y convertirse en la campeona olímpica mas joven de todos los tiempos. Todos estos resultados los recibiría sin perder la compostura o mostrar mucha emoción. La única critica posible que hubo para “la estrella de los ojos tristes” como la llamaron, era que poseía esa cualidad misteriosa, mezcla de indiferencia y concentración que seducía al publico, pero que  parecía que no disfrutaba muchísimo de ello. Como escribiría El Guardián, unos años mas tarde, “ella pareció casi inhumana en su exactitud.”

Se cree que, para ser la primera vez que un resultado perfecto ha sido conseguido alguna vez para cualquier aparato en los Juegos, la precisión de la Comaneci en la viga y ejercicios de suelo fue diligentemente exacta. Ella se movió con el cuidado mesurado que ofrece el mas mínimo detalle de una toma en cámara lenta, y por la facilidad que tal característica le agregó a su interpretación. El balanceo de su cuerpo, brazos y piernas era tan cadencioso que pareció como si ella no tuviera el ímpetu de alcanzar la posición siguiente. Pero lo hizo y luego insistió en el movimiento como si enfatizar la suavidad de la acción le diera el crédito definitivo antes de seguir con su rutina obligatoria de ejercicios. Si a eso le sumas un temperamento, cuyo encanto en la ejecución de su rutina no es tan obvio y por lo tanto no intenta en ninguna forma atraer a los jueces o espectadores, tienes un resultado muy poderoso e intensamente eficaz debido precisamente a lo inesperado de la interpretación.


Nadia Comaneci gano otras dos medallas de oro olímpicas y dos de plata en los JJOO de Moscu’80, pero no competiría en Rusia otra vez. Cuando al año siguiente se celebraron allí los Campeonatos Mundiales de Gimnasia Artística, ella que acababa de ganar 5 medallas de oro en los Juegos Universitarios de Bucarest, la capital de su país de nacimiento, declinó participar.


La gimnasta rumana Nadia Comaneci en las
barras asimetricas.
La Comaneci fue muy reconocida por su técnica pura y su limpieza a la hora de interpretar sus ejercicios. La innovación y creación en sus movimientos sumado a sus habilidades innatas le valieron para ejecutar movimientos de su propia inspiración como el “salto hacia atrás con media vuelta oscilante” que ejecuto en las barras asimétricas y el famoso “Salto frontal inmediato a horcajadas”, que, después de ella, fue denominado como el Código de Puntos en las féminas, y cuyo grado de dificultad es una “E” (nivel de alto grado de dificultad).

Ya no es oficialmente posible competir en las Olimpiadas a la edad de 14 años, (la edad mínima requerida son 16) o, después que se cambiara el sistema de puntuación en los eventos de gimnasia artística, marcar una puntuación perfecta de 10.00. Hay muy pocos atletas olímpicos que pueden decir con certeza absoluta que sus logros y resultados nunca podrán ser igualados. Pues bien, Nadia Comaneci es una de ellos.


Actualmente es la Vice-Presidenta de la Junta Directiva de las Olimpiadas Especiales Internacionales y también Vice-Directora de la Junta Directiva de la Asociación de Atrofia Muscular. Es igualmente miembro del Consejo Consultivo Nacional para la Alianza de Entrenamiento Positiva, una organización sin fines de lucro comprometida en proveer a los atletas que son estudiantes con una experiencia de deportes que imprime carácter y personalidad. Casada con el gimnasta norteamericano Bart Conner, desde 1996, ha sido galardonada con la Orden Olímpica, la más alta distinción que otorga el Comité Olímpico Internacional, en 1984 y en 2004. Ha sido la única atleta que se le ha premiado dos veces con la misma orden y también es la más joven atleta a la que se le ha otorgado. Fue inducida con honores al Salón de la Fama Internacional de Gimnástica en el año 1993.

Fuentes: Wikipedia, OmegaWatches, The Guardian




Entradas populares